Seguidores

martes, 3 de enero de 2012

Bienvenido 2012

Soy esa clase de persona que no se rinde fácilmente, pero que enseguida se le echa el mundo encima. De las que confían plenamente en algunas personas y luego le fallan; la más caprichosa del mundo, que quiero y quiero y no paro hasta conseguirlo. Necesito mimos constantemente y veo cosas donde no las hay. ¿Tímida? Demasiado. También soy una buena persona, pero como alguien me joda puedo llegar a ser una auténtica zorra. Sigo siendo esa estúpida niñata que sale corriendo para dar un abrazo cuando ve a alguien a quien quiere y me puedo pasar horas y horas tirada en la cama escuchando música. Soy de memoria selectiva, si quiero me acuerdo y sino no. Soy incapaz de pasar un día sin tomar nada que no lleve chocolate y no voy a la peluquería una vez al mes para tener una maravillosa melena de barbie. Soy de las personas de las que ven una película de amor y se queda llorando hasta pasados los agradecimientos y sigue hasta que no sale a la calle.
Tengo doscientos mil veinticuatro defectos, soy cabezota, quizás un poco rencorosa, desordenada, de simpatía selectiva y demasiado caprichosa. Siempre perdono, y cuando quiero a alguien, le quiero de verdad, con el corazón. Consigo fuerzas de donde no las hay hasta que llega un momento en el que comienzo a llorar y no paro hasta la hora siguiente. No soy lo que parezco, puedo sonreír y estar muriéndome por dentro y nadie se dará cuenta. Me hace gracia que me pongan verde a las espaldas, así no tengo que molestarme en oír mis defectos; que los oigan los demás, yo ya me los sé. Es cierto que me hago la sorda solo para no oír lo que no quiero escuchar y la ciega para no ver lo que verdaderamente me duele. Me gusta creer que todo puede cambiar en cuestión de segundos, aunque yo misma sé que eso es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario