Seguidores

lunes, 16 de mayo de 2011


Una vez me dijeron que si quiero algo tengo que luchar por ello, que ello solo no va a venir a mí. Desde mi camino veía aquello cada vez más cerca de mí. Era imposible, todos mis sueños se habían roto antes de conseguirles. Cada vez estaba más y más cerca, hasta tal punto de llegarlo a tocar con la punta de los dedos, y cuando pensaba que ya lo tenía y que nadie podía quitármelo, fue ahí, en ese momento, cuando me di cuenta de que lo había perdido, de que no lo volvería a tener. Aquel sueño se irá haciendo cada vez más y más pequeño hasta que un día, por arte de magia, desaparecerá, y todas aquellas tardes quedarán como bonitos recuerdos que jamás olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario